David Droga repasa cómo fue su año como CEO de Accenture Song

Untitled design (7)

Tomado de Marketers by Adlatina

Hace poco más de un año, David Droga se trasladó desde la agencia que construyó en Wall Street, al piso 67 del 1 de Manhattan West, la última planta de la sede de Accenture en Nueva York. En su nueva oficina, está rodeado de murales de cordilleras místicas y piezas que hicieron el traslado desde el centro de la ciudad: figuras de su colección de arte aborigen, un retrato de Thomas Hoepker de Muhammad Ali y su primera gran compra de arte a los 18 años, pagada con “todo el dinero que tenía en el banco”, dice.

La escultura del dibujante de The Far Side, Gary Larson, es una versión en 3D de uno de sus cómics que representa a un par de arañas vigilando una tela al pie de un tobogán del parque infantil. Si lo conseguimos, comeremos como reyes, reza una cinta en la parte inferior.

La obra de arte podría ser una metáfora de las enormes ambiciones que Droga ha llevado a cada paso de su carrera: convertirse en socio y director creativo ejecutivo en Omon, de su Australia natal, a los 22 años; dirigir Saatchi en Asia y Londres; trasladarse a los Estados Unidos en 2003, a sus 30 años, para convertirse en el director creativo mundial del Publicis Groupe; y abrir las puertas de su propia agencia, Droga5, tres años después.

“Un defecto de mi personalidad es que me gusta la presión de las cosas ―dice―. Me gusta el reto de intentar demostrar algo”.

Por eso no pudo resistirse a la oferta con la que lo sorprendió la CEO de Accenture, Julie Sweet, en agosto del año pasado: convertirse en CEO y presidente creativo de Accenture Interactive, la rama de la agencia digital del gigante de la consultoría que había adquirido su agencia por más de 475 millones de dólares apenas dos años antes.

Al principio, cuenta, le dijo a Sweet: “No quieres una persona creativa en la sala de dirección”, señalándole “no soy un pensador lineal. Voy a otro ritmo. No me gustan los incrementos. Me gustan los saltos. No soy alguien de operaciones”.

Sweet le prometió rodearlo de colegas inteligentes que le apoyarían en lo necesario, y en menos de un mes, Droga dio el salto.

“El diverso nivel de profundo intelecto, sinceridad y humildad en todo Accenture es bastante notable ―apunta―. Ayuda tener una fuerza como Julie Sweet al frente. Probablemente podría pensar o trabajar mejor que cualquiera, pero lo hace todo con una calma que es refrescante. Y no hay muchos otros CEOs que tengan ese tipo de agallas o creencia o fe para poner a una persona creativa en esta posición”.

Aunque tuvo reservas fugaces a la hora de asumir el papel, Droga cree apasionadamente que los creativos merecen un lugar en la cima.

“Si lo inyectas en la silla más alta de una organización, cambia el tono de las conversaciones ―explica―. No se trata de eclipsar a los que tienen un MBA y a las personas que tienen opiniones y habilidades muy creíbles y experimentadas, sino de añadir otra dimensión. Creo que el mundo lo necesita. Lo creía cuando estaba en Droga5, y ahora tengo el respaldo de conocimientos tecnológicos reales para construir, dirigir, escalar, inventar cosas, para innovar, en lugar de sólo hacer ideas que viven en medios desechables”.

Su objetivo es hacer que toda esa potencia de marketing, tecnología, datos e innovación funcione conjuntamente para optimizar los resultados de los clientes, que “ahora operan a una velocidad diferente. Nuestro papel principal ya no es sólo ayudar al crecimiento: ahora se trata de crecer y ser relevantes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre*
Correo*
Mensaje*

Llena el formulario para aplicar a la plaza